¡NUEVA CHARLA!

Durante 1891, en medio de un creciente odio político y el conflicto entre los poderes del Estado –Ejecutivo y Legislativo–, se produjo una dolorosa guerra civil. El enfrentamiento tuvo dramáticas consecuencias para Chile, como la existencia de dos gobiernos, dos ejércitos y el saldo de miles de muertos. Además, el conflicto tuvo como manifestación visible la politización de las Fuerzas Armadas, convirtiendo a los uniformados en actores de otra esfera de la vida pública, alejada de su profesión. A esto siguió la militarización de la política y la resolución armada del conflicto.
La guerra civil de 1891 es un fenómeno muy interesante de estudiar, ya sea por la división existente, las consecuencias que tuvo el enfrenamiento, así como sus personajes. El presidente Balmaceda se ha convertido en un personaje clave de nuestra historia, por su actuación, su posterior suicidio tras de la derrota y su testamento político, que marcaron una época.